ORACIÓN PARA MUJERES
Mensajes de Eileen 1



Dios es amor, y si no lo hay es la ausencia de Dios,
y eso significa, que esta presente el mal, es una pena
saber que cada dia, se menciona menos el  amor,  la  
violencia,  la  maldad, el  desamor, la indiferencia, la  
prioridad en los  temas politicos, la miseria, el hambre
etc, es tema numero uno  en el mundo  actual,
pero  casi  nadie  se  preocupa de como  solucionar  
estos  problemas  en favor de la humanidad, por que
no sienten amor y por ende no hablan de el, ni menos  
lo practican, en este tiempo, de  reflexion,  de  oracion,
de conversion, tratemos de  pedir  a  Dios,  que  su  
luz,  ilumine  y  cambie, nuestros corazones,
y nuestras mentes, para sentir su amor y  tratar de  
compartirlo,  porque sin amor, no somos nada.
Voy a Seguir

Voy a seguir creyendo, aún cuando la gente pierda la esperanza.
Voy a seguir dando amor, aunque otros siembren odio.
Voy a seguir construyendo, aún cuando otros destruyan.
Voy a seguir hablando de Paz, aún en medio de una guerra.
Voy a seguir iluminando, aún en medio de la oscuridad.

Y seguiré sembrando, aunque otros pisen la cosecha.
Y seguiré gritando, aún cuando otros callen.
Y dibujaré sonrisas, en rostros con lágrimas
Y transmitiré alivio, cuando vea dolor
Y regalaré motivos de alegría donde solo haya tristezas.

Inventaré a caminar al que decidió quedarse
y levantaré los brazos, a los que se han rendido.
Porque en medio de la desolación, siempre habrá un niño que nos mirará,
esperanzado, esperando algo de nosotros, y aún en medio de una tormenta,
por algún lado saldrá el sol y en medio del desierto crecerá una planta.

Siempre habrá un pájaro que nos cante, un niño que nos sonría
y una mariposa que nos brinde su belleza.

Pero... si algún día ves que ya no sigo, no sonrío o callo, solo acércate
y dame un beso un abrazo o regálame una sonrisa, con eso será suficiente,
seguramente me habrá pasado que la vida me abofeteó y me sorprendió
por un segundo…

*** Desconozco su autor ***
Recomenzar
Autor:Desconocido

Recomenzar es poner ganas, fuerzas y un fuerte deseo de volver a empezar.
Muchas vivencias nos llevan a sentir que el camino se cortó. Nos invade la sensación
de que ya no hay más kilómetros por delante, que todo terminó.

Despues de una amarga y dolorosa experiencia nos sentimos vacios para dar,
cerramos el corazón, y el pecho nos duele continuamente cuando miramos hacia atrás
y las pérdidas, el dolor y su tristeza nos hacen sentir tan chiquitos, y en ese
sentir perdemos las ganas de continuar.

Cuántas veces ante una situación dolorosa nos sentimos morir internamente.
Vamos y venimos como maniquies que están rodeados de gente pero deseando volver
a la vidriera en donde pueden sentirse protegidos. Cuántas veces nos cuesta levantarnos
despues de haber vivido lo inesperado y deseamos un sueño eterno o tener amnesia para
poder olvidar nuestro pasado.

...Pero la vida continua, y nunca es tarde para recomenzar. De cada situación,
de cada experiencia, de nuestro sufrimiento debemos aprender a salir fortalecidos.
Si bien no es rápido ni fácil y necesita de nosotros para elaborarse, debemos permitirnos
ese duelo pero no quedarnos ahí... Lloremos, gritemos, desde lo más profundo de
nuestro ser dejemos que esa herida salga a la superficie, aunque sabemos que sangra
y que duele enfrentemos nuestro dolor.

Y una vez que logramos sacar todo aquello que nos daña, que nos paraliza, aquello
en lo que no dejamos de pensar tratemos de mirar hacia adelante... Sé que cuesta,
que a veces nos resulta casi imposible pero ¿para sirve seguir llenando la mochila
con tantas cosas desagradables? ¿ Sirve no dar paso a todo lo nuevo que nos está
esperando? ¿Sirve seguir alimentando nuestro dolor?

Soltemos de una vez esa cuerda que solo nos une a lo malo y nos hace ir una y otra vez
por ese camino que ya no tenemos ni fuerzas ni ganas de recorrer. Es hora de decir adios
a todo aquello que lastimó nuestro interior y de darle la bienvenida a lo nuevo.

Si logramos dar el primer paso...Si hoy nos levantamos con ganas de recomenzar...
Si abrimos las ventanas y dejamos entrar la luz, y frente al espejo decidimos cambiar
nuestra imagen y al salir dejamos que el viento, el sol, la gente comiencen a ser
nuevamente una compañia y no una molestia...

Si dejamos que la vida nos sorprenda nuevamente y apostamos a tener una vida mejor...
Así será
Querido Señor:

En la Biblia yo he encontrado grandes ejemplos de mujeres que trascendieron la historia y con su ejemplo
me han inspirado. Es por esto que de la manera más humilde y sencilla vengo a pedirte que…

Así como Déborah me des disposición y buen ánimo para enfrentar cualquier batalla espiritual, emocional o
física que se me presente en la vida. Quiero como Eva poder ser ayuda idónea, un buen complemento,
madre de buenas generaciones. Tener la gracia y hermosura de Rebeca, Raquel y Sara. Poder mantener la fe
y la esperanza aún cuando no vea nada.

Dame la serenidad, verticalidad, astucia y prudencia que tuvo Abigail. La inteligencia de Noemí y la clase
de corazón que tuvo Ruth. Que pudiendo buscar su propio bienestar, decidió no abandonar a una suegra que
había quedado viuda, sin hijos y desamparada. Que pueda seguir las instrucciones y atender los consejos
que me den aquellas personas que tienen más experiencia que yo.

Que así como Marta, sea una excelente servidora, hacendosa en las tareas del hogar y procure con
diligencia entregarme con excelencia a los demás. Pero que así como María su hermana, sepa cuando debo
postrarme o sentarme a tus pies para escuchar lo que tú tienes que decirme, aquello que tú quieres
enseñarme, que nunca por estar tan afanada me pierda la mejor parte que es estar en tu presencia.

Quiero ser valiente como Ester, que aunque sintió temor, no cedió a la intimidación. Ella se atrevió a
exponer su vida para lograr la liberación de un pueblo que buscaba oprimir y matar. Y supo como utilizar
su gracia, inteligencia y belleza.

Dios, que así como aquella mujer que con fe pedía justicia e insistentemente clamó hasta que consiguió
aquello que pedía, yo pueda luchar con tenacidad y entrega por alcanzar mis sueños. Y que como la mujer
que fue sanada del flujo de sangre, no me importe la multitud, la enfermedad y las limitaciones para yo
poder tocar tu manto.

Me gustaría poder valorar las cosas simples y sencillas, aún aquellas que podrían parecer insignificantes.
Tal como la mujer de la parábola de la dracma, que pueda regocijarme al encontrar aquello que con tanto
ahínco buscaba y celebrar una fiesta gozosa. Porque si valoro lo mucho y lo poco, tendré un balance, estaré
equilibrada, caminaré con los pies en la tierra.

Señor, quiero vivir tan apasionada y enamorada de ti como la sunamita, que aguardó con paciencia a su
amado hasta que lo encontró y que una vez que lo encontró nunca lo dejó. Dame la clase de visión espiritual
que tuvo Elizabeth para poder discernir y comprender que más allá de lo que otros podían ver, lo que María
llevaba en su vientre, sería el Salvador del mundo. Que pueda identificar y percatarme de las maravillas
que solo tú haces posible para así poder bendecir y alabar tu nombre. Que mis palabras sean de bendición y
de tanto aliento como las que ella dijo a María.

Tal cual Dorcas quiero ser solidaria con mis semejantes. Vivir tan saturada de amor que cuando muera la
gente pueda sentir mi partida porque recuerden que le hice un bien.

Y por favor te imploro buen Dios, que así como María encuentre gracia ante tus ojos. Que pueda enfrentar
grandes retos y ante el dolor permanecer serena y callada. Dame prudencia y un gran corazón, sabiduría y
sencillez. Que cuando la gente mire a mí alrededor puedan identificarme como tu hija. Que con tu luz yo
alumbre al mundo y sea siempre pregonera de las buenas nuevas.  Amén.

Autora: Brendaliz Avilés